lunes, 27 de octubre de 2008

viene llegando el progreso

Desde hace unos años trabajo en Antofagasta de la Sierra, ubicada en la puna catamarqueña. Sus paisajes son realmente increibles y posee una riqueza arqueológica y geológica extraordinarias, habitada por gente de una inmensa calidez.

Cuando fui en mayo de este año, me enteré que unos europeos (creo que franceses) estaban construyendo una hostería de grandes dimensiones, y al mejor nivel, con pileta climatizada (¡!) incluida, lo que trajo preocupación en algunos habitantes, debido a que el agua es un recurso limitado en esta zona.

Además de esto, la instalación de este edificio, que contrasta totalmente con la fisonomía y el modo de vivir del lugar, puede llegar a ser el indicio de que se viene el turismo, for export, y con ello, el aterrizaje de los grandes inversores. Si bien esto traería beneficios a los habitantes del lugar, porque se crearían fuentes de trabajo (que habría que ver cuales serían) y demás, pero cuya recaudación no quedaría precisamente en el lugar. Así, esta región puede llegar a transformarse en una gran vidriera comercial y folklórica, para el turismo, llegando, con suerte (¡?), y algún día, a formar parte del patrimonio de la humanidad, trayendo consigo el "progreso" al lugar, y la consecuente desaparicion de los modos de vida de los habitantes, y también de sus espacios físicos y simbólicos.

Me pregunto si todos desean ese progreso tal como lo conciben algunos, que, en realidad, es un sistema que excluye sutilmente al que no este "preparado" para disfrutarlo. Supongo que no, pero ¿a quién le importa? Y también me pregunto si nosotros, los arqueólogos, foráneos también, no permitimos de alguna manera, que esto suceda...

viernes, 24 de octubre de 2008

la medida de todas las cosas


Es muy común escuchar el uso de la palabra "humano" como algo relacionado a una acción buena o conmovedora, cuando, en realidad, sabemos que esas no son las únicas facetas que tiene una persona.
Si bien, se supone que las concepciones antropocéntricas quedaron en el pasado, como cuando se creía que los planetas giraban alrededor de la Tierra, pareciera que esto está mas vigente que nunca. Inclusive, para algunas religiones, el "hombre" fue creado a imagen y semejanza del ser supremo, legitimándolo, de este modo, para sentirse un ser que todo lo puede dominar y ser el máximo punto de referencia .
Es por ello que, cuando algún hecho que no es compatible con el debido accionar humano, se recurre a la animalización del mismo, destituyendo de su condición humana, la cual no es merecida, a la persona que cometió tal acto. De esta manera, se permiten determinados hechos hacia estas personas "no humanas" (recordemos que cuando los espoañoles vinieron a América, no consideraban a los habitantes de aquí como personas, ni como seres con almas), justificando la esclavización y la dominación, con todo lo que ello implica. Entonces, ¿quiénes son realmente los verdaderos humanos y los que tienen la gracia divina de esa condición?
Por eso, es hora de ir desterrando esta concepción de que lo humano es solo lo bueno, ya que todos somos seres humanos y tenemos un poco de todo, de lo bueno, de lo malo; todos somos frios, nos conmovemos, etc., algunos en mayor o menor medida, y que por ende, todos merecemos los mismos derechos y oportunidades.